2014-10-17

En defensa de la tauromaquia.

Por Sergio Zurita
Ahora que la tauromaquia ha sido prohibida en Cataluña, me llaman la atención la saña, la arrogancia y la hipocresía de los autoproclamados defensores de los animales. Sus argumentos parecen indestructibles. La crueldad contra los animales es algo que no debe permitirse, dicen. Y luego rematan, con los ojos inyectados de ira, que por qué no mejor me clavan banderillas y me pinchan los huevos a mí, o a cualquier otro que no esté de acuerdo con ellos.

En su discurso hay varios no conceptos. Es decir, afirmaciones que suenan coherentes y verdaderas, pero que realmente no lo son. Decir “no a la crueldad contra los animales” es como decir “no a la pobreza”. ¿Quién va a estar en contra? Nadie. Pero si yo digo que para acabar con la pobreza hay que abolir la propiedad privada, expulsar los capitales extranjeros y matar a todos los ricos (y las tres cosas se han hecho “por el bien” de muchos países) entonces habrá quien esté en contra.

Para hablar de crueldad hacia los animales, hay que ponernos de acuerdo sobre qué entendemos por crueldad.

Según Wikipedia, se es cruel “por indiferencia hacia el dolor ajeno”, y también “por la obtención de placer causando el sufrimiento de otros”. Entonces está clarísimo: sacar al ruedo a un toro, picarlo y luego matarlo para el disfrute de un público es un acto cruel. Esto es indiscutible.

El problema es que comerse unos tacos al pastor, una riñonada, una pechuga de pollo o un bistec, también es un acto de crueldad. A los cerdos, cabritos, pollos y reses que nos comemos también los mataron. Y cuando los mataron les dolió. Y somos indiferentes a ese dolor y gozamos comiéndonos a esos animales.

Todos los que comemos carne somos crueles. ¿No tan crueles como los taurinos? Entonces ya hablamos de grados de crueldad. ¿Quién es más cruel, alguien que se come sus jochos haciendo como que no son de animal, o un aficionado a la fiesta brava que disfruta ver morir a un toro?

Yo creo que en grado de crueldad, son iguales. Pero el carnívoro indiferente es, además de cruel, hipócrita. No está en contra de que maten a los animales, lo único que quiere es que no los maten en su presencia.

Hay gente que opina abiertamente que un animal vale más que un ser humano. El escritor Fernando Vallejo (La virgen de los sicarios, La puta de Babilonia) ha dicho: “el amor de mi vida son los animales”. Donó los 100 mil dólares del premio Rómulo Gallegos a una italiana que cuida perros famélicos. Ha hablado, como si se tratara de un genocidio, de los gritos de dolor de un cerdo que mataron en navidad cuando era niño.

Hasta aquí, Vallejo sólo parece un loquito, pero lean esta perla que escribió en Milenio:

“No sabes el desprecio tan grande que me producen los de las buenas conciencias; esto es, los hipócritas, los tartufos. Vivimos en un mundo inmoral de carnívoros y reprimidos sexuales. Ahora estos degenerados carnívoros y reprimidos sexuales resolvieron hacer de los curas pederastas los chivos expiatorios de su sociedad monstruosa. Los que hoy ponen el grito en el cielo porque un cura masturba a un muchachito son los mismos que se comen a los pollos, las vacas, a los cerdos, con la conciencia tranquila de buenos cristianos”.

Leyó usted bien: según Vallejo, cogerse a un niño es menos reprobable que comer carnitas. Él es sin duda el más repugnante de los animal lovers que yo conozco, pero hay otros que se le acercan. Hay una mujer que se besa en la boca con su perro, pero maltrata a la sirvienta. Esta misma mujer, cuyo nombre no menciono por no ser un personaje público, se para a medio periférico a salvar perritos, poniendo en riesgo la vida de los otros coductores y pasajeros.

Hoy, en el radio, oí a una catalana celebrando la prohibición de la tauromaquia en su tierra. “Se impusieron la razón y la compasión”, dijo entre vítores de sus compañeros de causa.

No se impusieron ni una ni la otra.

Para empezar, los toros que no participen en la fiesta brava en Cataluña serán corridos en otras regiones. Y si no hubiera tauromaquia en ningún lado, esos toros morirían en el rastro. Y como están hechos para la lidia, acabarían por extinguirse.

Para tener la razón, hay que responzabilizarse de pensar. Y los antitaurinos no se detuvieron a pensar ni un segundo. Acudieron al llamado del “no a la crueldad de la fiesta brava” como si fuera un dogma de fe.

No es razonable provocar que se extinga el animal que se quiere defender. Y no es compasivo mandarlos a morir a otro lado. Lo único que se impuso es la ignorancia y el populismo de personas que son fans de toros que han matado toreros, y que claman en Facebook que los toreros son “asesinos hijos de puta”.

En el ruedo, un torero tiene mucho qué perder. Hasta la vida. Los antitaurinos lo saben. Y se regodean viendo fotos de toreros volando por los aires. Los toreros se arriesgan voluntariamente a ser heridos y pueden morir. Cierto. Quienes obtienen placer a través de su sufrimiento son crueles. También cierto.

Si los toreros merecen crueldad, ¿qué merecerán los señores del rastro, que matan a los animales sin que estos puedan defenderse? ¿Son asesinos seriales? ¿Hay que lincharlos? ¿Y qué tal a los pescadores? ¿Acaso son menos crueles porque los peces no gritan?

Si usted considera criminal matar animales, vuélvase vegetariano ahora mismo. Pero entonces habría que preguntarse si no es también un acto de crueldad comerse los vegetales. ¿O que, la vida animal es superior a la vegetal? ¿Vida es vida, no?

Hacer que se prohiba algo solo porque no nos gusta es peligrosísimo para cualquier sociedad. Argumentando razón, compasión y derecho a la vida también se puede prohibir, por ejemplo, el aborto. Estar en contra de la tauromaquia debiera ser una decisión personal. A quien no le guste, que no vaya. Decir esto en Cataluña sería hablar a toro pasado. Pero en el resto del mundo aún hay tiempo de pensar.

Habla tu espejo


 El nuevo disco de El Cuarteto De Nos llego a las tiendas el día 15 de este mes. Ya lo escuche como mil veces y puedo escucharlo mil veces más.

 Definitivamente no estamos ante el mejor disco de la banda (a estas alturas nadie se lo esperaba, ¿o sí?) pero si es un muy buen disco. Un disco Pop en toda la extensión de la palabra pero aun conserva el sonido del Cuarteto post 2006.

 Roberto Musso ha madurado en este tiempo; el disco toca temas muy personales para el compositor de la banda, quien desde la salida de su hermano Ricardo ha tomado casi en exclusiva esa labor.

 El disco abre con "Como pasa el tiempo", una de mis favoritas del disco y que se aleja del sonido que el Cuarteto manejo en la trilogía de discos anterior (Raro, Bipolar y Porfiado).

  "El aprendiz" es también una buena canción, de letra menos inspirada de lo normal pero aun así muy disfrutable.

 "No llora" fue el primer corte de difusión del disco, incluso cuenta ya con un video oficial . Es una bella canción dedicada a la hija de Roberto. Todos los que tenemos la bendición  de ser padres de una niña sabremos apreciar el tema.

 Uno de los puntos más extraños del disco es "De Hielo", la primera canción de amor del Cuarteto que puedes dedicar sin esperar un madrazo como respuesta. Una canción muy alejada del estilo que el cuarteto ha venido manejando pero de ninguna forma una mala canción.

 "Roberto" es un tema totalmente del Cuarteto y bien pudo aparecer en sus discos anteriores sin desentonar de ninguna forma. Gran canción llena de consejos útiles para la vida.

 El tema "21 de septiembre" es otra demostración de la madurez que Roberto ha adquirido, habla sobre la madre de los Musso, victima del Alzheimer. Siente uno ganas de llorar al escucharla, es un tema muy desgarrador, cosa poco habitual en la banda.

 "Whisky en Uruguay" es uno de esos extraños covers que el Cuarteto se manda de vez en cuando, en este caso de "Whisky in the Jar". El único tema de Santiago Tavella en el disco es muy disfrutable y contrasta con la canción anterior de forma brutal.

 El tema que da nombre al disco es también una canción del Cuarteto donde las haya. "Habla tu espejo" mantiene esa narración profundamente personal que Roberto le da a sus temas pero en esta ocasión la imagen del espejo habla con la persona, siendo esta quizás la mejor letra del disco por sus implicaciones y lo extenso de la misma. Muy recomendable.

 "Caminamos" es de lo más simple del disco, tanto en la letra como en el sonido.

 El último tema, "Un problema menos" se aleja también del sonido de la banda, con música alegre y una letra más bien triste es un buen final para el disco, un sonido relajado y una letra bien construida.

 El Habla Tu Espejo es en general un buen disco, aunque los fans de la banda no podemos evitar darnos cuenta que el camino iniciado en 2006 para convertirse en una especie de "Roberto Musso presenta a su fabuloso Cuarteto de Nos" ya no tiene retorno.

 Larga vida al Cuarteto.

La mejor: Roberto.

La peor: Caminamos.


Gustavo Huidobro.

2014-10-09

Capulina y el IPN

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leyó la noticia en sus periódicos Milenio y La Razón. La Asamblea General Politécnica rechazó las respuestas de la secretaría de Gobernación y llamó a la comunidad estudiantil y a la sociedad en general a respaldar el paro indefinido de labores “que se prolongará hasta que se considere que se ha resuelto con claridad y seriedad”. Como lo oyen: los representantes de las 44 escuelas del Instituto Politécnico Nacional difundieron un comunicado en el cual afirman que la respuesta que les ofrece Miguel Ángel Osorio Chong “es imprecisa e incompleta y no está motivada ni fundamentada de forma adecuada”.

Gil caminó sobre la duela de cedro blanco y meditó: lo nunca visto. Gamés se había imaginado la escena, pero nunca pensó que se convirtiera en un hecho. Los alumnos del Politécnico rechazan la aceptación total de sus demandas por parte de la Secretaría de Gobernación. No queremos que se acepte lo que pedimos, si lo acepta el gobierno, rechazamos lo que pedimos hasta que el gobierno se oponga, ¿estamos? Aigoeei.

Todo es muy raro, el gobierno federal responde rápido, en un estrado en el cual se presenta el secretario de Gobernación. Allá arriba el secretario lee las demandas del movimiento y dos días después acepta sus peticiones. Gran victoria. Pues resulta que a 'chucha la bolsearon'. No aceptamos. Pero qué es lo que no aceptan, ¿acaso no admiten que sus demandas se cumplan? Para volverse loco.

Sin clases

Donovan Garrido, vocero del movimiento del IPN ha dicho: “llevamos menos de un mes sin clases, pero eso no es problema ya que el semestre no se pierde y podemos extenderlo hasta el 19 de diciembre”. Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: diantres, pero ¿qué pedirán los muchachos del Poli, si sus demandas ya fueron aceptadas? Gran enigma metafísico: si rechazan sus demandas quiere decir que no estaban de acuerdo con lo que pedían. Vaya lío.

El documento que dieron a conocer en redes sociales “es resultado de una sesión de análisis y debate que se realizó en las instalaciones de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Casco de Santo Tomás”. Como diría el clásico: a pa' asambleita. Gil no da crédito y cobranza: se declara paro indefinido (no empiecen, ni que qué).

Oigan esto por piedad: “hoy los politécnicos hemos emprendido un duro camino en defensa de nuestros derechos, de la educación, pero sobre todo en defensa del desarrollo científico y tecnológico de México”. Uta. Empezamos pidiendo la renuncia de Yoloxóchitl y la abrogación de un reglamento educativo y de pronto ya estamos en el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Caracho.

Sólo Dios sabe

Gil se pregunta en qué momento los jóvenes dirigentes del movimiento politécnico cambiaron de camino: “las reformas estructurales que se han implementado en el país y se tratan de aplicar en nuestra institución, que afectan el desarrollo de la nación, han sido apartadas de la opinión y participación politécnica”. Pusí. Esta postura está a un paso de la defensa del petróleo y la soberanía, en contra del regalo de nuestro subsuelo a los zafios intereses extranjeros. Chachos, ¿qué pex? Todo esto parece como un episodio de Capulina, el campeón del humorismo blanco: nos han concedido todo, no nos parece correcto, queremos la retirada del neoliberalismo que humilla al ser humano: gori-gori-gori-gori. Capulina: regresa, algunos hablan y actúan en tu nombre.

Mientras tanto ocurrió algo inaudito: Emilio Chuayffet apareció en la vida pública y qué creen, la lectora y el lector, el secretario ofreció ¡una mesa de diálogo!, faltaba más. Incluso, el señor Emilio habló del movimiento politécnico y sus virtudes. Algo es algo, dijo un calvo y etcétera.

La máxima de Juvenal espetó dentro del ático de las frase célebres: “Confiar en todos es insensato; pero no confiar en nadie es sólo torpeza”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

2014-09-22

Chomsky y la verdad

Gamés se aburría como una marmota en el nirvana (la figura la inventó Lezama y la dio a conocer Cortázar). Una marmota en el nirvana debe padecer infinitos ataques de tedio. En ésas estaba Gamés cuando milagrosamente apareció ante sus ojos una entrevista de Noam Chomsky publicada en su periódico La Jornada en su 30 aniversario. Cuando Gilga lee las declaraciones de Chomsky, la bilirrubina directa e indirecta pierden el rango y los triglicéridos intentan fugarse y gritar que están fuera de control.

El padre de la maldita lingüística, el intelectual más citado en el planeta según David Brooks, corresponsal de La Jornada en Nueva York, es un feroz crítico del neoliberalismo. Dice Brooks: “La era digital no cambia en lo esencial la misión del periodismo comprometido e independiente, sobre todo en momentos en que se requiere de una ciudadanía consciente y comprometida para responder a los sistemas del poder que llevan al mundo al borde de un desastre apocalíptico”.

A Gil se le pusieron los pelos de punta al saber que estamos al borde de un ¡desastre apocalíptico! Morderse las uñas y los nudillos fue lo menos que pudo hacer Gamés repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio. Mr. Brooks, ¿no estarán usted y Chomsky exagerando la nota? Ahora mal, en caso de que caminemos al borde del abismo, no será sólo por causa de las fuerzas del mal que se concentran en el neoliberalismo. Putin está loco de atar; el Estado Islámico encabeza el fundamentalismo cuchillo en mano; los yihadistas utilizan armas químicas para acabar con los kurdos; los miembros de Hamas utilizan niños como escudos ante los criminales ataques de Israel. O sea, en todos estos casos, no es precisamente el imperio el culpable del campo de muertos. ¿O sí?

Lágrimas y risas

No nos enredemos y oigamos a Chomsky responder a esta pregunta: “¿Que lo hace reír hoy en día?”: “En la cultura judía en que crecí hay un concepto de ‘risa a través de lágrimas’. Lamentablemente el mundo ofrece muchas oportunidades para esta práctica. Pero hay muchos rayos de luz y amplias razones para esperar que un mundo mejor es posible”. Aigoeeei. Gil no va a meterse en camisa de once varas religiosas, pero caracho, no exageremos. Gamés sacó del cajón de una cómoda un pañuelo y limpió sus carcajadas de los ojos y después estalló en lágrimas, ¿o cómo era?

Gamés se ríe mucho cuando Chomsky busca la verdad. En entrevistas, en textos, en entretextos, en la lingüística, debajo de la cama, en el clóset, dentro del bote de la azúcar, en el refrigerador. Y al final a gritos: ¡verdaaaad, sal de ahí!

Chomsky al micrófono: “El papel de los medios progresistas es el mismo de siempre: intentar buscar la verdad en asuntos de importancia, romper el torrente de propaganda y engaño que está enraizando en los sistemas de poder y ofrecer los medios para que la gente pueda avanzar en las luchas por la libertad, la justicia y hasta sobreviviencia frente a las amenazas ominosas”. Gil tuvo unos temblores muy raros, quizá debidos a las amenazas ominosas.

La pura verdad

En un gesto casi olvidado, Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y hesitó: ¿no se cansarán Chomsky y asociados de salvar cada día a la humanidad? Ni Batman y Superman han luchado tanto por la justicia y la libertad del planeta. No se lo tomen a mal a Gil, pero siempre se pueden hacer algunas cosas mientras sobreviene el Apocalipsis: leer un buen libro, ver una película, beber un Glenfiddich 18, faire l’amour, hablar con un amigo, en fin, así en francais. (ya quedamos en que todo evoluciona, en este caso del 15 al 18). En fon (en gamesiano).

Gamés sospecha que después de salvar al mundo y derrotar a Lex Luthor, el padre de la lingüística y Mr. Brooks hacen una pausa y caminan al restorán Balthazar de Nueva York, que no es precisamente un establecimiento modesto, piden una copa de Champán, foie gras de locura y una fuente de mariscos de órdago. Luego, a los postres y con un coñac a la main prosiguen su feroz crítica del neoliberalismo. La simulación y la fanfarronería no respetan edad ni nacionalidad. Oh, sí.

La máxima de Ibsen espetó dentro del ático de las frases célebres: “Un verdadero espíritu en rebeldía es el que busca la felicidad en esta vida”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

2014-07-19

El principio de Dilbert (Fragmento)

Por Scott Adams, un genio, quien nos habla acerca de la mejor forma de afrontar una evaluación laboral.


ESCRIBA SUS PROPIOS LOGROS
 
 
 
Su jefe hará un ajuste «a la baja» cada vez que haga usted afirmaciones exageradas sobre sí

mismo acerca de su aportación a la evaluación. Afortunadamente, el jefe «vuela a ciegas» y

no tiene forma de saber cuántos puntos debe quitarle. Por tanto, y lógicamente, su mejor

estrategia debe consistir en mentir como un vendedor de zapatos que sea fetichista con los
pies.


A continuación se incluyen algunas frases recomendadas que he utilizado en mis

propias evaluaciones a lo largo de los años, agrupadas por categorías de tendencias. Han

sido redactadas de tal modo que el jefe sólo tenga que firmarlas, evitándole así la necesidad

de pensar y preocuparse por nada.
 

¿Demuestra el empleado capacidad de trabajo en equipo?
 
 
 
A Scott le encantan sus compañeros tanto como se aprecia a sí mismo, aunque sin

la misma intensa atracción física. Si se crea un equipo, Scott siempre formará parte de él,

aunque sólo sea en espíritu o simplemente haciendo suyo el éxito del equipo. Esa

constituye la clase de compañero de equipo que es.
 
¿Tiene el empleado habilidades de comunicación?
 
 
 
Scott es fluido en diecisiete idiomas, incluido ese idioma africano de sonido chasqueante,

que combina con el código Morse para matar dos pájaros de un tiro.
 
¿Demuestra el empleado suficiente atención por el cliente?
 
 
 
Nadie atiende más intensamente a los clientes que Scott. En ocasiones, eso hace

que el cliente se ponga nervioso, sobre todo cuando son mujeres, pero estamos

convencidos de que les gusta.
 
¿Demuestra el empleado habilidades de liderazgo?
 
 
 
Scott es un líder natural. La gente lo sigue allí donde vaya, y también lo observan.

Algunos dicen que Scott es un paranoico, pero no, eso es liderazgo.
 
¿Ejemplifica y fomenta el empleado el comportamiento ético?
 
 
 
Oh, desde luego, y a lo grande. Por ejemplo, nunca exageraría sus logros en un

intento por inflar de un modo poco ético su salario hasta el nivel de otros «comparables

en el mercado», de los que no deja de enterarse.
 
¿Impone el empleado altas expectativas y estándares?
 
 
 
Los estándares de Scott son tan altos que desprecia al puñado de haraganes que le

rodean, los llamados compañeros. Tampoco tiene en mucha consideración a los clientes,

que aparentemente no se han tomado el tiempo para comparar precios y calidades.

Las expectativas de Scott son muy elevadas. A menudo ha expresado su objetivo de

evolucionar hasta convertirse en energía pura y señor supremo del universo. Aún le queda

un largo camino por recorrer, pero su pérdida de cabello es una señal clara de que se está

produciendo una especie de aceleración rápida.
 
¿Potencia la participación de los demás?
 
 
 
Scott capacita a todos aquellos que le rodean, encargándoles la realización del

trabajo que le correspondería hacer a él siempre que observa que sus compañeros no

parecen estar, en su opinión, suficientemente ocupados. A veces encarga todo su trabajo a

otros y tiene que inventarse unas pocas cosas más para que todo el mundo tenga algo que

hacer. Sus compañeros no podrían sentirse más felices, ya que de este modo se sienten

capacitados.


¿Establece el empleado alguna prioridad?
 
 
 
Scott conoce bien sus prioridades. Cuando yo (su jefe débil y poco atractivo) le

pedí que contribuyera a realizar esta evaluación, colgó de inmediato el teléfono mientras

estaba atendiendo a su mejor cliente, y saltó sobre el teclado de la computadora como una

pantera.

 
¿Comprende el empleado la visión de la compañía?
 
 
 
Scott es la única persona que ha «visto» realmente la visión de la compañía.

Afirma que se le apareció una noche en el bosque y que le resulta «difícil explicarla»,

pero que la reconoce en cuanto la ve. También regresó con algunos «mandamientos»

tallados por Dios en una roca plana (en nota no relacionada con lo anterior, cabe decir que

Scott disfruta de una excelente capacidad para escribir, basada en la observación de que

es casi exactamente como la de Dios).
 
 
Resumen de rendimiento
 
 
 
Scott es mi héroe. Mi sueño consiste en parecerme todo lo que pueda a él. En

ocasiones, le sigo a hurtadillas y me compro las mismas prendas de ropa que él se

compra. De vez en cuando, revuelvo su basura para aprender más de su estilo de vida. En

cierta ocasión pude observar que caminaba sobre las aguas de un lago para curar a un

cisne herido. Es el amor personificado.
 

2014-06-25

El Eternauta. (Descarga en CBR)

-Alcáncenme esa escultura, por favor... en la gracia de ese cuello hay siglos de arte.

-"No es una escultura... es una cafetera..."

-"Ignoro lo que es eso... posiblemente un implemento de uso doméstico... ¿Se dan cuenta los hombres de todas las maravillas que los rodean? ¿Tienen idea de cuántos mundos habitados hay en el Universo, y de cuán pocos han florecido en objetos como éste?"

 Héctor Germán Oesterheld, El Eternauta. 


 El Eternauta es probablemente el mejor cómic latinoamericano de la historia. 

Héctor Germán Oesterheld se usa a si mismo como personaje, esta en casa cuando de repente, en la silla frente a él se materializa un hombre que se hace llamar el Eternauta y que le cuenta la historia de como llego hasta allí.


La premisa con que se inicia la historia es muy simple; Juan Salvo, el protagonista, esta en su casa de Buenos Aires jugando cartas con los amigos cuando se da cuenta de que esta nevando. Pero la nevada no es normal, mata a cualquier ser vivo que entra en contacto con la nieve.

 Nuestro héroe es un hombre común, sin poderes, sin entrenamiento, no es un genio, no es millonario. Soy yo. Eres tú.

 Decidido a salvar a su esposa y a su hija Juan Salvo hace lo que puede frente a la situación, que de entrada parece solo tratarse de la extraña nevada, pero conforme avanza la historia descubrimos el horror de la soledad, el temor de enfrentar a los sobrevivientes que se han convertido en depredadores de su propia especie y el terrible secreto que se oculta tras la nevada mortal.

 Nuestros héroes nos generan empatía de inmediato; personas normales, que dudan y temen, enfrentadas a una situación que los rebasa por completo. Pero conforme conocemos a los villanos nos sentimos también hermanados con ellos. Nada es lo que parece y conforme nos adentramos en la trama las sorpresas no hacen más que aumentar

 


Quizás porque,a diferencia de la primera vez que lo leí, ahora estoy casado y soy padre el personaje de Juan Salvo me llama mucho la atención. Un padre de familia que se enfrenta a lo desconocido para mantener a sus seres queridos a salvo del horror que se ha cernido sobre la tierra.


No puedo decir más sin destripar una trama que vale la pena leer sin saber nada de antemano. Pero les aseguro que después de leerlo solo podrán pensar en que se debe hacer una película de este maravilloso cómic.



 Si les interesa leer esta historia les dejo aquí el enlace para descargarlo. En formato .cbr; les dejo también un link para descargar el programa para leerlo en caso de que no lo tengan.



Disfrútenlo.




2014-06-17

Del Himno Nacional de Honduras.

"El Himno Nacional de Honduras fue escrito por el poeta Augusto Constancio Coello Estévez y musicalizado por Carlos Hartling. El himno fue decretado como oficial, por decreto ejecutivo número 42 del 13 de noviembre de 1915." Wikipedia.


 Resulta que en los actos oficiales se canta una versión corta que consiste de un coro muy soso y de esta impresionante estrofa (La VI, también tomada de Wikipedia) :

 Por guardar ese emblema divino
marcharemos ¡Oh patria! a la muerte; 
generosa será nuestra suerte 
si morimos pensando en tu amor. 

 Defendiendo tu santa bandera, 
y en tus pliegues gloriosos cubiertos, 
serán muchos, Honduras, tus muertos, 
pero todos caerán con honor.

Muy bélico, pero me ha gustado mucho.

2014-05-28

Mi cumpleaños.

Hoy cumplo 24 años. Y aquí esta la canción de mi cumpleaños, mi nueva tradición.


2014-03-15

Cuatro boleros maroqueros

1

Con las últimas lluvias te largaste
y entonces yo creí
que para la casa más aburrida del suburbio
no habrían primaveras
ni otoños ni inviernos ni veranos.

Pero no.

Las estaciones se cumplieron
como estaban previstas en cualquier almanaque
Y la dueña de la casa y el cartero
no me volvieron a preguntar
por ti.


2

Para olvidarme de ti y no mirarte
miro el viaje de las moscas por el aire
         Gran Estilo
                  Gran Velocidad
                           Gran Altura


3

Para olvidarte me agarro al primer tren y salgo al campo
Imposible
Y es que tu ausencia
tiene algo de Flora de Fauna de Pic Nic.


4

No me aumentaron el sueldo por tu ausencia
sin embargo
el frasco de Nescafé me dura el doble
el triple las hojas de afeitar.


De: Cómo higuera en un campo de golf


2014-03-13

In the desert.


BY STEPHEN CRANE
In the desert
I saw a creature, naked, bestial,
Who, squatting upon the ground,
Held his heart in his hands,
And ate of it.
I said, “Is it good, friend?”
“It is bitter—bitter,” he answered;

“But I like it
“Because it is bitter,
“And because it is my heart.”

2014-03-11

Dejad en paz a los indios - I

Antropología relativista
El relativismo cultural, iniciado con el presente siglo por Franz Boas, y llevado a su peor abismo por Margaret Mead, establece que todas las culturas son igualmente válidas; lo cual, en principio, suena bien y hasta decente y democrático, sobre todo en los cafés de las grandes ciudades, con un suéter cuello-de-tortuga "bohemio"... de cashmir. Dicen que tan bello es un kimono de seda, bordado con hilo de plata, como una falda amazónica de palma trenzada; un plato de porcelana china se equipara en todo a uno de barro negro de Oaxaca; la calidad en un lied de Schubert y en un canto maorí es la misma, sólo cambia la cultura y por tanto el gusto. Tonterías semejantes y aun peores nos heredó la mala conciencia europea y estadunidense.
Pero hay culturas inferiores y superiores. Sin remedio las hay desde el punto de vista de sus resultados, pues se distinguen por un solo elemento y uno solo: si la prueba del suflé es comerlo, la de la cultura no es lo que nos cuenten de ella, sino la calidad de vida que produce en quienes padecen o gozan esa cultura.
Benevolencia para el débil
En todo el mundo, los adultos nos tratamos considerando que no es injusto sacar ventaja de un mayor conocimiento o habilidad. Si alguien vende un auto a mitad de precio, lo compramos sin más. No ocurre así cuando tratamos con niños. Debemos entonces informarles que nos están vendiendo muy barato su triciclo. Quien no lo hace es un canalla. Lo mismo ocurre en nuestro trato con los indios: mestizos y blancos los "roban", los "engañan". Por lo visto, quien compra huipiles para venderlos a las güeras universitarias que los usan, es el único comerciante que no debe buscar el mejor precio. Esta concepción paternalista encubre un racismo que no osa decir su nombre: el indio es infantil. Por lo mismo, los adultos deben protegerlo. Hoy, la discusión en torno de los indígenas ha derivado en preocupación blanca y mestiza por el futuro de los indios. Algunos los asesoran, otros prevén resultados contraproducentes en caso de aceptar las demandas indígenas. Otros decimos: legislemos como piden, hasta donde lo permita el marco legal, y que corran con suerte el próximo milenio. ¿Plantearon demandas erróneas? Ya están grandecitos.
La maldad externa
Desean proteger su cultura, como cualquier otro pueblo. Es normal. Ahora que, dicho aquí entre nosotros, están como están debido a sus culturas. Esto es, están aislados, pobres, enfermos, analfabetas y miden 1.10 debido a que conservaron una cultura que esos resultados produce. "Y en las pupilas de Ramona, el dolor y la rabia por cinco siglos de agravios", dijimos porque es chic pedirles perdón, pero nosotros no les hemos hecho nada que no nos hagamos entre nosotros mismos: robarnos, matarnos, engañarnos. Y aquí estamos. No es la maldad del no-indio, sino los usos y costumbres indias lo que produce la miseria de esos pueblos. Crearon un idioma, pero no un alfabeto para escribirlo; tienen una medicina propia, vista por muchos güeros del new age como superior, sistemas de agricultura predicadas por ciertos gurús como más afines con la naturaleza, métodos de construcción propios, formas de alimentación, ropa, música, bailes. El resultado es ignorancia y pobreza.
Que siempre no
Hay rechazo al cambio en todas las comunidades y en todas las culturas. China logró encerrarse tras la más grande muralla, a otras culturas les ha bastado una geografía de naturales murallas y por lo mismo no tuvieron que aprender ni siquiera a construirlas, les bastó con ríos, selvas y montañas para aislarse. "Nosotros los aislamos", grita el coro paternalista. Falso. Los olvidamos, que es distinto, y nada tiene de malo, salvo que nos olvide papá. Deben ir predicadores a mostrarles que existe otro mundo. Ahora nos dice Ramona que quieren vivir como humanos. Viven como humanos, como los humanos que han elegido ser. Es únicamente en comparación con la cultura nacional como se descubren a sí mismos miserables. El indígena de las profundidades amazónicas no vive en la miseria mientras no conoce sino su propia cultura, en la que es rico el que tiene la mejor casa de vara y lodo. Orgulloso en la selva de su traje de emperador y de su riqueza en pescado y mandioca, descubre que va desnudo sólo cuando conoce la cultura nacional brasileña y los hoteles de Copacabana en algún viaje promovido por indigenistas. Otro tanto ocurre con los nuestros.
Transfugas
No todos son felices con sus usos y costumbres. Algunos intentan modificarlas dentro de sus propias comunidades, pero éstas se resisten, como ocurre en cualquier cultura, y son en ocasiones sometidos a los castigos prescritos por tales usos y costumbres. Algunos se disciplinan, como ocurre donde quiera, otros se marchan con distintos rumbos. Entre los que abandonan la comunidad indígena, hay dos notorias diferencias: el indígena que llega a la ciudad y se emplea de mesero, de mesera, de sirvienta, uno sube a capitán y a gerente, otra es mayora de cocina, para lo cual debieron aprender español aceptable y vestir como el negocio manda. Los indigenistas, casi todos güeros, los consideran traidores. Y por otra parte hay los que, acordes con lo mandatos indigenistas, conservan su identidad y su ropa típica para venden muñecas artesanales en la calle, o pedir limosna en un idioma que nadie entiende.
Hipótesis
Yo, un eurocentrista sin remedio, prefiero las vajillas de SŠvres, los trajes Armani, las corbatas Zegna, los vaqueros liváis, los amplificadores Carver, el Edipo Rey de Stravinsky y el Génesis, tanto como me parece aburrido y confuso el Popol Vuh maya (escrito por frailes españoles, digo) o desafinados los carrizos andinos. Creo, de verdad lo creo, que también los indios. Véanlos, si no, para dolor de los indigenistas, abandonar con gusto cuanto los hizo miserables, lo peor de su cultura, en primer término, y buscar el rescate de lo rescatable, como su idioma y su poesía.

publicado el 28 de octubre de 1996 en «La Jornada»
columna: «la ciencia en la calle»

Luis González de Alba.

2014-02-04

No para indios

Fernando Escalante Gonzalbo
 
En marzo pasado un tribunal de Mumbai autorizó a la compañía india Natco Pharma Ltd. a producir y comercializar como genérico el principio activo de Nexavar, de Bayer. Los abogados de Bayer de inmediato presentaron un recurso para impedirlo —propiedad intelectual. El tribunal superior de Mumbai desestimó sus argumentos, y confirmó el fallo.

Nexavar es un fármaco que se emplea contra el cáncer de mama, eficaz también para combatir el cáncer de riñón y de hígado. En la India, el tratamiento con la etiqueta deBayer cuesta 96,000 dólares al año, por paciente. Natco ofrece el mismo tratamiento por unos 2,000 dólares al año. Parece una enormidad, es un asunto casi de rutina. La reacción del director ejecutivo, Marjin Dekkers, puso el asunto en las primeras planas. Furioso, en una entrevista para Bloomberg Businessweek , dijo que la decisión del tribunal era “sencillamente un robo”, y remachó: “Nosotros no creamos este medicamento para los indios, sino para los pacientes occidentales que pueden pagarlo”.

Seguramente era lo que estaba en el pizarrón cuando en la sala de juntas jugaron al juego de Misión, Visión y Valores. Pero queda feo, y la India es un mercado de mil doscientos millones de personas —que no es tan irrelevante a fin de cuentas. Salió por eso el señor Dekkers a disculparse sin disculparse del todo. Dijo que lamentaba que su expresión “hubiese salido a la luz” de una manera que él no pretendía, y después puso el disco: “como compañía queremos mejorar la salud y calidad de vida de las personas, independientemente de su origen o ingresos”. Es indudable, los ingresos sólo importan para pagar las medicinas, Bayer tiene la mejor voluntad de venderlas a quien sea. A continuación, la amenaza que es ya habitual: si no se protege la propiedad intelectual, es decir, si no les permiten cobrar lo que quieran, no habrá investigación, no habrá nuevos medicamentos, y “sin nuevos medicamentos, tanto las personas de los países en desarrollo como las de otros más prósperos sufrirán”. Si suena a extorsión es porque es una forma de extorsión.

Las farmacéuticas suelen argumentar que necesitan poner esos precios de escándalo a los nuevos medicamentos porque tienen que pagar por la investigación para desarrollarlos; por eso, la interferencia de los gobiernos para controlar los precios amenaza la innovación. Puesto así, parece razonable —es un problema de proporciones. Veamos. Las empresas estimaron hace algunos años que el costo de investigación para cada medicamento nuevo era de 802 millones de dólares. El fundamento era un único artículo de la Universidad de Tufts, financiado por las compañías farmacéuticas, a partir de información confidencial suministrada por ellas mismas. Quienes han tratado de verificar la cifra a partir de información pública no suman más de 200 millones, sin contar con que el gasto en investigación es deducible de impuestos.

Pero hay otros problemas. Las empresas suelen incluir en el rubro de Investigación y Desarrollo gastos que son en realidad de mercadotecnia. Aparte de eso, hasta un 25 por ciento de las pruebas clínicas que realizan son estudios de Fase IV, es decir, estudios sobre medicamentos que ya están en el mercado: para buscar nuevos usos posibles, para inducir a los médicos a recetarlos mediante fingidos estudios de control, o para imaginar modificaciones que permitan renovar la patente para un medicamento “mejorado”. Publicaciones, seminarios, programas de televisión, las farmacéuticas disfrazan su publicidad como investigación —sobre todo con análisis clínicos propios, prácticamente sin reglas. O sea, que no sabemos cuánto cuesta en realidad la investigación para ofrecer un nuevo medicamento.

Algo más. Toda la investigación básica, que sirve de base para el desarrollo de las medicinas, se hace en instituciones públicas, en laboratorios públicos, o en universidades, con financiamiento público. La ventolera neoliberal de las últimas décadas, con el empeño de que el conocimiento acredite su utilidad mediante vínculos con el “sector productivo”, insta a los investigadores a que vendan sus patentes a las grandes empresas —con el resultado de que todo es en apariencia privado. Y no. Algunos casos son escandalosos, como la investigación sobre el SIDA, o sobre los usos del Taxol para combatir el cáncer, estudiado durante décadas en centros públicos —y patentado por Bristol-Meyer Squibbs. Además, empiezan a patentarse productos del conocimiento, de la investigación biomédica más elemental: el efecto de determinadas proteínas, la función de alguno de los genes, todo lo que antes hubiese sido patrimonio de la humanidad es ya patentable, y está patentado. Y están los casos de fraude descarado, medicamentos inútiles, pero ésa es otra historia.

Tenemos que ajustar la lente para mirar a las farmacéuticas —no son empresas como otras cualesquiera, no son centros de investigación. El eje de su operación es el mecanismo por el cual pueden parasitar conocimiento generado mediante recursos públicos, de numerosos países, patentarlo, y venderlo de nuevo los sistemas de salud pública. Algo no cuadra del todo.

2014-01-26

La encuesta de cultura

Gil Gamés
Gil leyó en sus periódicos que la Encuesta Nacional de Consumo Cultural se presentaba al público. Eduardo Sojo, director del Instituto Nacional de Estadística y Geografía se encargó de dar a conocer la encuesta. Gamés recibió el correo con el contenido del estudio y puso manos a la obra, una obra muy negra, por cierto. “Se puede decir con absoluta certeza que éste es el estudio más serio y completo hasta ahora”, dijo Sojo. Ya empezaron los problemas, farfulló Gamés: ¿absoluta certeza? Ni Dios padre, en caso de que existiera, pero en fin, masculló Gamés, no seamos roñosos.

Desde luego, la encuesta tiene muchísima tela de donde cortar, pero Gamés quiere detenerse en un punto que llamó poderosamente su atención (ya quedamos en que la atención tiene que ser llamada con poder). El inciso se llama “Sitios y eventos culturales seleccionados”. En esta canasta se incluyeron teatros, cines, centros históricos y religiosos, sitios arqueológicos, parques naturales, museos, bibliotecas, hemerotecas. O sea, la Basílica de Guadalupe el 12 de diciembre fue considerada una actividad cultural. Anjá. Y si una familia se lleva una canasta con sándwiches al parque Loreto y Peña Pobre, también, gran actividad cultural que enriquece el espíritu. Lo malo de que las encuestas las hagan hombres y mujeres que no tienen una idea de lo que es una actividad cultural es que consideran un partido de futbol un gran momento del espíritu. Señores: ustedes han confundido tiempo libre con cultura.

Dice el estudio: “Revisando la información en valores monetarios recabada mediante la encuesta, se puede observar que el monto de las erogaciones por el disfrute de las prácticas culturales es superior a los 30 mil millones de pesos y se observa que son los hombres quienes realizan el 56% de dicho gasto, mientras que las mujeres ejercen el 44%”. Anjá, sí, cómo no. Gil no necesita ser Schumpeter para asegurar que con una cifra así de gasto en bienes culturales, se agotarían ediciones, el cine mexicano sería un potosí, el teatro llenaría salas como en Londres, en fon. De verdad: ¿a dónde querían llegar? Si se trataba de gastarse 14 millones de pesos había formas más rápidas y menos tortuosas.

En el subtítulo “Fiestas Tradicionales” dice esta extraña encuesta: “Como parte de las necesidades de información para la caracterización de la cuenta satélite de cultura en la medición de hogares, y como una característica particular de las manifestaciones culturales del país, se encuentran las fiestas tradicionales, ya sean religiosas, cívicas o patrias, o bien carnavales”. Así las cosas (muletilla de poca monta), debieron incluir el consumo de telenovelas, los programas de la farándula y las misas, que de hecho están incluidas.

Les faltó el consumo de ate con queso, el baile de los viejitos, los voladores de Papantla y el sarape de Saltillo como momentos culminantes del consumo cultural mexicano. ¿Qué es cultura?, según estos encuestólogos presenciar un Cruz Azul-América, desde luego el costo de la entrada al estadio se contabilizará como un consumo cultural.

¿Más cultura? La feria de San Marcos, los palenques (cierren las puertas, señores) y el carnaval de Veracruz. Todos ellos muy divertidos y culturales. Nadie puede negar las características digamos culturales de estas ferias cívicas, pero incluirlos como parte del consumo es un abuso, una muestra de ignorancia, oh, sí. Se podrían gastar otros 14 millones de pesos del presupuesto para definir el concepto de cultura. Por lo que ha leído Gilga, esta encuesta ha sido como jugar a la gallina ciega: frío, frío, no me alcanzas, ¡atrás de ti!

La sentencia de Ortega y Gasset espetó dentro del ático: “La máxima especialización equivale a la máxima incultura”.

Gil s’en vail 

gil.games@razon.com.mx

Twitter: @GilGamesX

2014-01-23

Fénix

El Fénix es un animal muy interesante. Se muere y renace, una y otra vez, como este blog.

 Espero que esta vez el Fénix tarde más en morir.

 Les dejo la canción del regreso de UByB.




Bienvenidos (otra vez).